Saltar al contenido

Osteopatía Pediátrica

Osteopatía Pediátrica

Cualquier tratamiento para recién nacidos, bebés y niños pequeños debe ser suave. Sus huesos, en gran parte cartilaginosos, y sus articulaciones y músculos muy flexibles, hacen que cualquier tipo de tratamiento manipulador agudo sea inapropiado. Recomendamos visitar psoas.es  , todos los médicos han recibido una amplia formación de postgrado en Osteopatía Craneal, que es la forma más sutil de tratamiento. Usando un agarre de mano muy suave y los padres a menudo no nos ven mover mucho a su bebé, y definitivamente no hay movimientos manipuladores fuertes o repentinos. En su lugar, estamos llevando suavemente el cuerpo de su bebé a un punto de equilibrio y permitiéndole relajarse y relajar sus músculos.

Los bebés pueden ser sostenidos o alimentados durante el tratamiento, y los niños pequeños pueden sentarse en la mesa jugando con juguetes o acostarse para que les lean un libro.

¿Los bebés y los niños pequeños realmente necesitan tratamiento?

Muchos padres se preguntan por qué los bebés y los niños pequeños necesitarían tratamiento osteopático dado que este grupo de edad es tan flexible, pero hay algunos problemas musculoesqueléticos que se observan en estos grupos de edad como la tortícolis, las tensiones musculares del hombro debido a partos difíciles, el arrastre del trasero o el arrastre de cangrejos (arrastre asimétrico) debido a la tensión en las caderas o las piernas, y la caminata asimétrica debido a la tensión en la cadera o la rodilla al girar un pie hacia adentro.

El tratamiento osteopático para recién nacidos ayuda a que el cuello se mueva mejor

Es posible que algunos bebés prefieran mirar sólo en una dirección. Esto se denomina tortícolis muscular congénita. Hay varios grados de severidad para esto, con algunos recién nacidos que todavía pueden girar la cabeza completamente hacia el otro lado pero prefieren no hacerlo, y otros que no pueden mirar hacia el otro lado ni siquiera con ayuda. La afección algunas veces está presente al nacer, pero puede desarrollarse durante los primeros tres meses. Puede ocurrir porque el feto ha estado en una posición incómoda en la pelvis de la madre durante mucho tiempo durante el embarazo, o debido a un parto difícil como un parto largo, fórceps o extracción con ventosa.

La razón por la cual el cuello se rota es por la tensión en los músculos del cuello, incluyendo el músculo esterno-cleido-mastoideo (el SCM para abreviar). Es el músculo que surge justo detrás de la oreja y se fija a la parte superior media del esternón. Algunos bebés tendrán lo que se llama un “pseudotumor” o un pequeño bulto en este músculo. La mayoría de ellos se resuelven espontáneamente pero necesitan ser monitoreados, si persisten pueden necesitar una intervención quirúrgica.

El tratamiento osteopático para estos recién nacidos implica ayudar a aflojar el músculo SCM y mejorar el rango de movimiento en el cuello. La parte superior de la espalda y las costillas también son muy importantes. El osteópata también puede proporcionar a los padres algunos ejercicios de estiramiento suave para mejorar aún más los resultados del tratamiento.

Los bebés que tienen partos difíciles debido a la distocia de hombro pueden beneficiarse del tratamiento osteopático

La distocia de hombro es cuando los hombros del bebé se atascan en la pelvis de la madre durante el parto. Ocurre en menos del uno por ciento de los nacimientos. Es una muy buena razón para buscar tratamiento osteopático para su bebé ya que su cabeza y cuello han sido jalados en diferentes posiciones para ayudar a liberar el hombro durante el parto. Mientras que algunos bebés pueden terminar con una fractura de su clavícula, los que no la tienen pueden tener alguna irritación de los nervios que corren hacia sus brazos y también de los músculos a través de sus cuellos y hombros.

Los bebés que caen podrían crear esguince muscular

Alrededor de los 6 meses de edad cuando están aprendiendo a sentarse por primera vez, los bebés frecuentemente tendrán grandes volteretas hacia atrás o hacia un lado. Los padres a veces notan que su bebé ha desarrollado una preferencia de giro de cabeza después de la caída o cojera.

Los bebés mayores que están empezando a pasear por los muebles o a dar sus primeros pasos también tienen caídas que a veces pueden crear tensión en sus cuerpos. Los padres pueden notar que sus piernas y pies no son simétricos cuando se mueven después de la caída.

Algunos bebés no se arrastran de la manera normal

Existen varias formas anormales de gateo, como el arrastre de los vagos, en el que el bebé se sienta sobre su trasero y usa sus pies para moverse en una posición sentada. También hay cangrejos arrastrándose donde el bebé no pone peso sobre una de sus rodillas, sino que usa el pie de ese lado mientras se arrastra sobre la rodilla con el otro lado.

Ambos patrones de gateo sugieren tensión en las rodillas, piernas, caderas o pelvis del bebé.

Cuando los bebés aprenden a caminar por primera vez, sus padres pueden notar que un pie está volteado hacia adentro o hacia afuera
Esta es otra presentación realmente común de la tensión musculo-esquelética para los bebés. Una marcha asimétrica es indicativa de tensión en las piernas, caderas o pelvis de su bebé. El tratamiento osteopático tiene como objetivo normalizar la tensión muscular y hacer que se muevan libremente.

Los padres también pueden notar otros problemas con la marcha a medida que su hijo crece. Las piernas arqueadas, los dedos de las palomas y el caminar pueden deberse a los patrones de tensión en la pelvis y las piernas.

Si lo que deseas es recibir formación de parte de profesionales de primer nivel en el rubro te recomendamos : Psoas Formación