Saltar al contenido

Tipos De Leche Para Niños

Leche para niños

Existen diversos tipos de leche para niños ,la leche materna es el primer alimento que su bebé va a consumir. Contiene nutrientes, anticuerpos y otros factores que ayudan a su desarrollo mental y físico. Sin embargo, tarde o temprano serán destetados y comenzarán a comer alimentos sólidos. ¿Es importante que los niños beban leche? ¿Siguen necesitando leche en este momento? Siga leyendo para conocer los beneficios de la leche y por qué es vital que su hijo en edad de crecimiento la tenga en su dieta.

¿Por qué los niños deben tomar leche?

¿Necesitan los niños beber leche? Durante los primeros doce meses de su vida, es imperativo que su hijo sólo sea amamantado, para que obtenga el máximo beneficio de la leche materna. Pero no hay necesidad de dejar de darles otras formas de leche sólo porque puedan comer alimentos sólidos. Los niños que beben leche aprovechan toda una gama de nutrientes esenciales. Por ejemplo, las grasas y los carbohidratos de la leche proporcionan energía, las proteínas son fundamentales para el crecimiento, el calcio y el fósforo apoyan el desarrollo de los huesos y los dientes, las vitaminas ayudan a combatir las infecciones, etc. Sin embargo, vale la pena ser cauteloso debido a la abundancia de lactosa, un azúcar de la leche que causa diarrea e hinchazón ya que la mayoría de las personas son incapaces de digerir grandes cantidades de ella. Independientemente de los aspectos negativos, es un hecho científico que los niños que crecen con leche en su dieta son más saludables que los que no la beben mientras crecen.

¿Cuánta leche deben beber los niños?

Los bebés menores de doce meses deben evitar la leche animal a toda costa, pero después de este hito, se les puede introducir la leche de vaca entera, ya que la grasa es esencial en el desarrollo neuronal. Una vez que su bebé tenga dos años de edad, surge la verdadera pregunta: ¿Cuánta leche debe darle a su hijo?

2 a 3 años

Los niños pequeños a esta edad no deben recibir más de dos tazas de leche al día. Esto se debe a que beber leche en exceso podría llenar al niño, haciendo que rechace otros alimentos esenciales como las frutas y las verduras.

4 a 8 años

Los niños de cuatro a ocho años están restringidos a un máximo de cuatro tazas por día, ya que demasiado podría hacerles sentir gases. Otro problema a considerar es la diarrea por consumo de leche, ya que la mayoría de las personas tienden a ser ligeramente intolerantes a la lactosa.

Tipo de leche que debe dar a sus hijos

Hay múltiples variedades de leche disponibles para que usted elija. Algunas de ellas son:

Leche pasteurizada a temperatura ultra alta

También conocida como leche de larga duración, es bastante segura para su hijo. El nombre de fantasía sólo implica que han sido esterilizados de tal manera que tardan más en caducar. Pero tenga en cuenta que una vez que abra el paquete de leche o el cartón, se puede estropear tan rápido como la leche normal.

Leche de arroz

Esta leche se extrae de los granos de arroz y se puede alimentar a su hijo ocasionalmente. Sin embargo, no se acostumbre a alimentarlos con leche de arroz de forma regular ya que no tiene suficientes grasas o proteínas para mantener a su hijo.

Leche de soja

La leche de soja se extrae de los granos de soja y es una gran alternativa vegana a la leche de vaca. Asegúrate de dar sólo leche entera que haya sido complementada con calcio.

Leche de cabra o de oveja

Con un perfil similar al de una vaca, son muy adecuadas para niños de más de un año. Sin embargo, podría considerar complementar a su hijo con alimentos fortificados con vitamina B9, la cual carece de leche de cabra y de oveja.

Información nutricional sobre la leche

¿La leche es buena para los niños? La leche se considera un alimento integral, ya que está llena de nutrientes necesarios para el crecimiento de su hijo, como por ejemplo:

  • El fósforo, que es esencial para mantener la fuerza de los huesos, proporcionando energía para las reacciones metabólicas, así como juega un papel en la digestión, la excreción y las funciones cerebrales.
  • La vitamina D, o la vitamina del sol, mejora la densidad ósea. También es importante para una circulación sanguínea eficiente.
  • La vitamina A ayuda en el desarrollo de la visión, mantiene una buena piel y fortalece el cuerpo contra las infecciones.
  • La vitamina B2 ayuda a convertir los alimentos complejos en glucosa, que se puede descomponer fácilmente para proporcionar energía.
  • La cianocobalamina se utiliza en la producción de la vaina de mielina, que es importante en el desarrollo neuronal. También es esencial en la producción de glóbulos rojos.
  • La niacina ayuda a reducir los niveles de colesterol y también previene condiciones como la artritis al mejorar la movilidad de las articulaciones.
    El calcio es un mineral esencial que se utiliza para construir dientes y huesos. Es necesario para el buen funcionamiento del sistema circulatorio y del sistema nervioso. También se requiere en el cerebro, los músculos y el funcionamiento cardiovascular.